En la aldea
21 mayo 2024

Ilustración elaborada por Luis Pacheco en Midjourney

El mercado absorbe el impacto de la geopolítica

«Los precios se mantuvieron elevados durante los principios de semana, mientras el mercado asimilaba el ataque iraní de la semana anterior»

Lee y comparte

La historia de los conflictos en el Medio Oriente tradicionalmente ha apuntado a que el ruido de cañones inducía el aumento de los precios ante el riesgo de suministro, pero los acontecimientos de los últimos meses parecen señalar que esos atavismos han perdido relevancia. El vaivén de los precios del petróleo de los últimos días, sin duda, refleja la incertidumbre que rodea al conflicto en el Medio Oriente, particularmente la posibilidad de un enfrentamiento extendido entre Israel e Irán, pero a falta de impactos directos en las operaciones petroleras, el mercado ha reaccionado con un calificado realismo. 

Los informes iniciales de ataques israelíes en la provincia de Isfahán, en respuesta a los ataques iraníes, elevaron el Brent por encima de los 90 dólares por barril, para luego retroceder a 86, después de declaraciones por parte de Teherán que parecían descartar una respuesta militar.  En otra escala, pero relevante en estas latitudes, la reactivación de sanciones petroleras a Venezuela tuvo un efecto similar, aunque de mucho menor nivel. La reacción inicial del mercado al anuncio fue de tendencia alcista, sin embargo, al divulgarse el texto de las nuevas condiciones, el mercado descartó su relevancia.

Medio Oriente

Israel respondió al ataque iraní de la semana pasada con un ataque puntual y preciso al corazón de Irán: Isfahán, una región que alberga importantes infraestructuras militares iraníes, como una gran base aérea, un gran complejo de producción de misiles y varias instalaciones nucleares. El ataque, no confirmado por Israel, aparentemente, tuvo el objetivo de demostrar que Israel tiene la capacidad de burlar las defensas iraníes y llegar a objetivos dentro de ese país con precisión, mientras que servía de respuesta nominal al ataque iraní, pero sin escalar la guerra entre los dos países y sus vecinos. Visto en un contexto más global, también levanta interrogantes acerca de la efectividad de la defensa antiaérea de origen ruso. A todo evento, el resultado de esta semi escaramuza es la comprobación de que los sistemas de defensa de Israel pasaron la prueba, mientras que Irán apareció como vulnerable.

Adicionalmente, la defensa de Israel durante el ataque iraní contó con la cooperación de Jordania, Egipto y Saudí Arabia, algo que no se podía dar por seguro y que resultó ser un disuasivo bélico importante para la estabilidad de la región. Esta alineación, probablemente tiene un alto componente de la confrontación ancestral entre sunitas y chiitas, pero tampoco debe tomarse como permanente. Irán, probablemente, retorne a su rol tradicional de financiar y actuar a través de su red de terroristas “proxy” y no involucrarse directamente en los conflictos regionales.

Irán, tal como era de esperarse, calificó el ataque como fallido, y pasó el mensaje de que no habría una respuesta, a pesar de que horas antes el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, dijera a CNN que si Israel tomara medidas militares contra Irán, su respuesta sería “inmediata y al máximo nivel”. El mercado, y los analistas, interpretaron que no habrá escalada, al menos por ahora, lo cual se tradujo en una reducción de la prima de riesgo geopolítico regional, que a su vez generó una caída de los precios petroleros. 

Ucrania

La Cámara de Representantes de los EE. UU.  aprobó un paquete de ayuda a Ucrania de unos 61 mil millones de dólares. La medida se había estancado en el Congreso y afectado la capacidad de Ucrania de contener los avances rusos. A pesar de lo limitado de las municiones y equipos de defensa en el lado ucraniano, las fuerzas rusas continúan experimentando tasas muy altas de muertos y heridos en Ucrania; a lo largo de febrero se reporta que experimentaron la tasa más alta desde el comienzo de la invasión a gran escala: un total de 983 bajas al día. Esto, en gran medida, refleja el compromiso de Rusia con la guerra de infantería convencional y de desgaste; la BBC habla de más cincuenta mil bajas rusas. Ucrania rara vez comenta sobre la magnitud de sus muertes en el campo de batalla. En febrero, el presidente Volodymyr Zelensky dijo que 31.000 soldados ucranianos habían muerto, pero las estimaciones, basadas en la inteligencia estadounidense, sugieren pérdidas mayores. Esta semana no se han reportado otros ataques a la infraestructura petrolera rusa.

Fundamentos de mercado

La OPEP+ sigue observando los toros desde la barrera. Hasta ahora no ha dado señales de comenzar a reducir sus recortes; se estima que Arabia Saudita y otros miembros de la OPEP en Medio Oriente tenían más de 4 millones de barriles por día de capacidad de producción inactiva en marzo, según la U.S. Energy Information Administration (EIA). Nosotros estimamos que es una cifra considerable menor.

En EE. UU., la producción continuó su lenta declinación, confirmada en los informes de EIA. La política petrolera de la administración de Biden, genera pocos incentivos en las empresas para invertir. Por un lado, anuncia el inicio de rellenar la reserva estratégica (SPR), hoy en su mínimo nivel histórico, y de seguido cambia de curso para sacar más crudo de la SPR en un intento de controlar los precios de la gasolina este verano.

En paralelo, el presidente Biden tomó medidas el viernes para limitar tanto la perforación por petróleo y gas, como la minería en Alaska, lo que enfureció a los funcionarios del estado que dijeron que las restricciones costarán empleos y harán que EE. UU. dependa de recursos extranjeros, pero agradarán a los ambientalistas. El Departamento del Interior finalizó una regulación para bloquear el desarrollo de petróleo y gas en el 40 % de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska para, según la administración, proteger los hábitats de los osos polares, los caribúes y otros animales salvajes y el modo de vida de las comunidades indígenas. 

Mientras tanto, la Cámara de Representantes de EE. UU. aprobó por abrumadora mayoría una legislación destinada a contrarrestar la compra de petróleo crudo iraní por China, como parte de un paquete de proyectos de ley que se presentaron en respuesta al ataque de Irán contra Israel. Algo que es improbable que tenga mucho impacto en el mercado.

Del lado del suministro, ninguno de los países señalados para contribuir con el incremento de la producción en los próximos años muestra importantes desarrollos incrementales a corto plazo, quizás con la excepción de Brasil, que tiene programado el arranque de un FPSO (Floating Production, Storage and Off-loading) adicional durante el presente año.

De manera que la creciente demanda, que está aproximándose a 103 millones de barriles por día, no está siendo correspondida por aumentos en el suministro. Se requerirá echarle mano a inventarios, lo cual a su vez presionará los precios del crudo al alza, o que la OPEP+ cambie su estrategia.

Los precios

Como ya mencionamos, la volatilidad fue lo que caracterizó el comportamiento de los precios esta semana. Los fundamentos están consolidando un mercado petrolero deficitario, constantemente presionado por la percepción cambiante de los riegos políticos provenientes del Medio Oriente. 

Así las cosas, los precios se mantuvieron elevados durante los principios de semana, mientras el mercado asimilaba el ataque iraní de la semana anterior, para caer una vez en que la presión internacional parecía que había convencido a Israel de no llevar a cabo una acción de represalia. Sorprendido por el inesperado “ataque” israelí en la madrugada del viernes, los precios se elevaron momentáneamente hasta que el mercado interiorizó la pausa, temporal, del “toma y dame”. 

Al cierre de los mercados, el viernes 19 de abril, los crudos marcadores Brent y WTI se cotizaban a 87,29 y 83,14 dólares por barril, respectivamente, una reducción de un 3,5 % y un 4 % respecto a la semana anterior. 

Venezuela, el improbable acuerdo

Este viernes 19, en la víspera del fin del período para hacer cambios en las nominaciones electorales, sucedió algo que parecía imposible apenas unas horas antes. En una reunión entre María Corina Machado, los representantes de la PUD y el gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, se logró un acuerdo unánime alrededor de la postulación de un candidato único.

La oposición venezolana eligió como candidato al señor Edmundo González Urrutia. El diplomático, que cuenta con el apoyo de los principales partidos y de los dirigentes María Corina Machado y Manuel Rosales, será el principal rival de Maduro en las elecciones presidenciales de julio 2024. González Urrutia, un diplomático de carrera, fue embajador en Argentina y Argelia, y aunque poco se sabe de él fuera de los corredores de la oposición, aparece hoy como la opción que llevaría adelante la esperanza de cambio de más del 80 % de la población. 

El gobernador Rosales aspiraba a ser el candidato, pero aparentemente no pudo lograr el apoyo suficiente del resto de partidos que integran la Plataforma Unitaria y cumpliendo la palabra empeñada, se hizo a un lado.  Algunos de los presentes revelaron que González Urrutia no tenía en sus planes esa designación, pero finalmente aceptó y se convierte en el principal rival de Nicolás Maduro para las elecciones presidenciales del 28 de julio. Con esta movida se abren nuevos escenarios, pero veremos que tiene bajo la manga el régimen.

Sanciones petroleras

La noticia más esperada durante los últimos meses, desplazada por los eventos políticos, llegó a última hora de la tarde del miércoles 17, cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC: por sus siglas en inglés) anunció y posteriormente publicó La Licencia General 44-A, reemplazando la LG 44, que expiraba el 18 de abril. 

La lectura inicial de la nueva licencia sugiere que el estado de las sanciones a PDVSA (que es de lo que se ocupa la LG 44) se repuso al estado anterior a la promulgación de la LG 44, el 18 de octubre de 2023, pero concediendo un período de 45 días para que los negocios en curso bajo las autorizaciones de la LG 44 puedan tener un cierre seguro. 

En términos generales, esto significa que se debe proceder al cierre ordenado de las siguientes actividades cubiertas por LG44, entre otras:

  1. la producción, extracción, venta y exportación de petróleo o gas de Venezuela, y el suministro de bienes y servicios relacionados
  2. el pago de facturas por bienes o servicios relacionados con operaciones del sector petrolero o gasífero en Venezuela
  3. la entrega de petróleo y gas desde Venezuela a acreedores del gobierno de Venezuela, incluidos acreedores de entidades en las que PDVSA posee, directa o indirectamente, una participación del 50 % o más, con el fin de pagar la deuda.

La Licencia General 41, que cubre las actividades de Chevron desde 2022, no fue modificada y continúa.

El nuevo esquema, de acuerdo con la nota de prensa del Departamento de Estado, permite que las empresas que opten por continuar actividades de comercialización, compra/venta e inversiones en desarrollos de hidrocarburos, soliciten Licencias Privadas Individuales, que la OFAC consideraría; esto pudiera dar como resultado un retraso en las actividades. Bajo la vigencia de este sistema de licencias discretas, los negocios opacos, las empresas de maletín y otros artificios, probablemente no recibirían licencias de la OFAC, y se reactivaría la ruta oscura de exportaciones y la ley antibloqueo.

Economía y petróleo

En el aspecto económico se registró un ligero aumento en la tasa de cambio sobrepasando los 40 bolívares por dólar, lo cual presiona la inflación que tuvo un punto de inflexión a principios del mes. El gasto público, aunque continúa alto, muestra un retroceso con relación a las semanas anteriores, probablemente por mayor volumen de inyección de divisas requerido para el control de la tasa de cambio.

La Asamblea Nacional del régimen aprobó dos proyectos petroleros nuevos. Se trata de la formación de una nueva empresa mixta que reemplazará la actual PetroSanFélix, correspondiente a la original PetroZuata, estatizada cuando se expropió a ConocoPhillips. Esta empresa mixta tendrá una conformación de 51 % PDVSA y un 49 % para A&B Oil and Gas, una compañía de consultoría y gerencia de proyectos. Se rumora que hay una corporación brasileña detrás, de mayor tamaño pero sin experiencia petrolera. Las probabilidades de una reactivación real del proyecto son bajas por las enormes inversiones que se requieren para recuperarla.

La segunda aprobación corresponde a la expansión del bloque de PetroQuiriquire, en el occidente, en la cual Repsol tiene una participación accionaria de un 40 %. Actualmente, el bloque tiene los campos Mene Grande, Barúa y Motatán. La extensión aprobada hacia al sur incorpora los campos La Ceiba, Tomoporo y Ceuta, este último en el lago de Maracaibo. Estos tres campos, actualmente operados por PDVSA, contienen lo más prolífico en la cuenca del lago de Maracaibo. Los pozos son profundos y costosos, pero tienen el potencial de llevar al campo a una producción superior a 70 mil barriles diarios de crudo mediano y liviano. Estas dos decisiones legislativas, a instancia del poder ejecutivo, representan la mayor privatización de la era revolucionaria. Imaginamos requerirán de licencias OFAC, o en todo caso “cartas de confort”, para poder tomar decisiones de inversión.

Operaciones del sector de hidrocarburos 

Las operaciones petroleras no han mostrado mayores sobresaltos, la única área que se vio presionada fue la exportación, debido al apuro en cargar el mayor número de tanqueros antes de la fecha de terminación del período de la LG 44. 

Los problemas eléctricos solo tuvieron efectos menores en las actividades de refinación. 

La producción de los últimos 7 días promedió 773 mil barriles por día, muy cercano a los niveles de la semana pasada, distribuido en la geografía nacional, como sigue:

• Occidente 152 (Chevron 58)

• Oriente 146

• Faja 475 (Chevron 88)

• TOTAL 773 (Chevron 146)

Chevron está por iniciar la perforación de su tercer pozo en PetroIndependencia, en la Faja del Orinoco. Las operaciones de mezcla de la segregación Merey 16, continúan teniendo problemas por la falta de crudos livianos.

La refinación alcanzó a procesar 194 mil bariles diarios con un rendimiento de producción de gasolina de 42 mil barriles por día (mbpd) . La producción nacional, junto con la gasolina importada por medio de trueques, suplieron aproximadamente el 80 % de lo demandado por el mercado doméstico. 

La exportación del mes de abril va enrumbada a 650 mbpd de crudo y 55 mbpd de productos promedio del mes. Hasta ahora se desconoce si Reliance de India, suspenderá sus compras de crudo venezolano al cambiar el régimen de sanciones o, por el contrario, solicitará una Licencia Especial para continuar como cliente de Venezuela. Probablemente, la decisión estará ligada a condicionantes del precio.

Se reporta que el “Hedge Fund” Elliott Investment Management está estructurando una oferta para participar en la subasta de acciones de la casa matriz de Citgo Petroleum Corp, ordenada por un tribunal de EE. UU. 

La banca de inversiones Centerview ha sido contratada para elaborar una posible oferta en nombre de inversionistas y acreedores (que pudiera incluir a ConocoPhilips) que persiguen los activos extranjeros de Venezuela en un tribunal federal en Delaware para recuperar reclamos por expropiaciones e incumplimientos de deuda incurridas por la República y PDVSA en las administraciones de Chávez y Maduro. 

M. Juan Szabo, Analista Internacional de Energía
Luis Pacheco, Académico no-residente del Baker Institute

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto