En la aldea
24 junio 2024

Diputado José Gregorio Noriega.

José Gregorio Noriega, de Sucre a Caracas por el control del partido naranja

Señalado como uno de los operadores de la estrategia de compra de votos de los diputados de la Asamblea Nacional, al parecer habría utilizado su enfermedad como motor y como excusa para justificar sus acciones contra el Parlamento y su antiguo partido Voluntad Popular, ese que una vez casi abandona cuando le ofrecieron 600 dólares mensuales para pasarse a las filas de ProCiudadanos.

Lee y comparte
Redacción LGA | 03 febrero 2020

“Yo no tengo dinero. Me voy a morir en dos años y tengo que dejarle algo a mi familia”. Esto se lo habría dicho el diputado de la Asamblea Nacional (AN), José Gregorio “Goyo” Noriega, a varios parlamentarios y dirigentes del partido donde militaba, Voluntad Popular (VP). Al parecer utilizaba su diagnóstico de Parkinson como excusa para justificar su decisión, no sólo de venderse, sino de reclutar la mayor cantidad de voluntades posibles en apoyo a una junta directiva distinta a la del presidente de la AN, Juan Guaidó, el pasado 5 de enero

“Él hizo comentarios como que no tenía dinero y se iba a morir en dos años, según le dijo un médico, y tenía que dejarle algo a su familia. Ni siquiera era para operarse… Eso se lo dijo a varios diputados directamente en el mes de diciembre. Les decía ‘vamos a pensarlo’ cuando trataba de conversar el tema”, relató una fuente de la Dirección Nacional de Voluntad Popular (VP).

En el partido estaban al tanto de su estado de salud. Niegan que lo hayan abandonado, y aclaran que lo acompañaron mientras su caso era revisado por una junta médica.

“Por eso no entendemos que él a otros dirigentes, en privado, les haya justificado lo que hizo porque necesitaba el dinero para operarse cuando luego lo vemos con una camioneta, de compras en el Sambil en Caracas e informaciones incluso de activistas de Cumaná de que hay movimiento de sus bienes en el estado Sucre. No es verdad que lo hayamos abandonado en el tema de su estado de salud. Siempre estuvimos ayudándolo. Hicimos todas las gestiones con el seguro de la Asamblea Nacional que cubría prácticamente la operación, sólo faltaba la respuesta de la junta médica porque no necesariamente todos los casos de Parkinson son quirúrgicos y el de él se estaba evaluando”, indicó la fuente de la tolda naranja.

“José Gregorio Noriega fue expulsado de Voluntad Popular el 18 de diciembre de 2019”

Noriega fue expulsado de Voluntad Popular (VP) el 18 de diciembre de 2019, luego de acudir al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para introducir un recurso en la Sala Constitucional donde solicitaba la nulidad de la modificación del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional (AN) porque, según él y los diputados Leandro Domínguez y Jesús Gabriel Peña Navas, se eliminaba la figura de los parlamentarios suplentes. En el comunicado del partido se indicó que Noriega “quedó autoexcluido al caer en el juego de la ‘Operación Alacrán’ del régimen y aceptar sobornos de la dictadura”.

Tres días después, José Gregorio Noriega convocó a medios públicos y privados para fijar su posición en una “rueda de prensa” en la que no aceptó preguntas y se retiró luego de leer un comunicado que duró siete minutos y veinte segundos. Esa vez se presentó como “sociólogo, padre de familia y profesor universitario”, y aseguró que se le sometió al escarnio público y pretendieron lincharlo política y moralmente “por denunciar un acto de totalitarismo en la Asamblea Nacional”. Rechazó “la dictadura del G4” (Acción Democrática, Voluntad Popular, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo) y retó públicamente a que se presentaran pruebas de que recibió dinero del narcotráfico, la corrupción y su vinculación con el soborno de diputados.

Un mes después, el 17 de enero de 2020, un audio difundido por el diputado de la Asamblea Nacional, Alfonso Marquina, reveló que “Goyo” Noriega se habría dedicado a intentar corromper a parlamentarios. En su defensa, el ex dirigente de VP acudió a la Fiscalía General de la República y solicitó se inicie un antejuicio de mérito por presunta difamación.

“Mire, señor mentiroso, señor Judas. Le voy a recordar. El jueves 12 de diciembre (de 2019), a las 8:30am, usted me invitó a desayunar en el Hotel Tamanaco, donde por cierto usted estaba hospedado durante todo el mes de diciembre. Así es que yo me pregunto ¿cómo es que usted dice hoy que no tiene ni siquiera para pagar sus medicinas y quién o cómo usted pagaba su estadía en uno de los hoteles más caros de la ciudad de Caracas? Él dice que fue difamado y no podrá demostrarlo porque esa reunión se dio y él intentó sobornarme, me ofreció dinero y me amenazó que si no aceptábamos ese dinero íbamos a ser sacados del juego”, aseveró el diputado Marquina, quien propuso someter la grabación a un estudio para comprobar que la voz correspondía al ex dirigente de VP.

En el audio atribuido a Noriega, éste afirma que el propio Nicolás Maduro encabezó la “Operación Alacrán” y que el 11 de diciembre de 2019 se reunieron. El voto de los parlamentarios en favor de una directiva conformada por él, Luis Parra y Franklyn Duarte valió 700 mil dólares.

“Hay una propuesta difusa inicialmente que habían hablado de uno (1 millón de dólares). Yo le propuse a ellos uno, uno doscientos. Finalmente, vinieron con una propuesta de 500 mil dólares. Les dije que eso no lo íbamos a aceptar, entonces llegamos a un punto ahí cuasi intermedio de setecientos (700 mil dólares). Aún así es plata y con una entrega inicial de ciento cincuenta (150 mil dólares) y antes del 5, el 2 (de enero) se entregarían donde la persona quiera lo restante”, explicó Noriega, quien además le habría ofrecido a Marquina la presidencia de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico de la AN, y la designación del secretario.

“El precio correcto”

Según comentó José Gregorio Noriega en su declaración a los medios el 20 de diciembre de 2019, su historia con Voluntad Popular comenzó hace más de 8 años; sin embargo, desde el partido señalan que todo empezó hace 6 años, aproximadamente. En la Dirección Nacional recuerdan que el líder de la tolda naranja, Leopoldo López, lo conoció en una gira. Mucho antes de ingresar, militó en Bandera Roja y Un Nuevo Tiempo (UNT). En 2012, se postuló como precandidato independiente a la Alcaldía del municipio Sucre de Cumaná, estado Sucre.

Un dirigente de Voluntad Popular en la entidad recuerda que ese año Noriega apoyó al candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a la gobernación y militante del partido, Hernán Núñez, quien perdió ante Luis Acuña (PSUV).

Cuando Núñez se pasó a las filas del chavismo en el 2013, Noriega se incorporó a la dirección regional de la tolda naranja. “Él venía de ser diputado suplente por UNT en 2010. Asumió el cargo de coordinador político del partido VP, pero nunca cumplió sus funciones porque se dedicó a su proyecto personal, a tocar (tratar de sumar respaldo) dirigentes en el municipio Sucre”, recordó el militante de VP en el oriente del país.

“Ahora dice Noriega que su objetivo con el recurso interpuesto ante el TSJ es reclamar, como parte de lo que denomina la ‘Rebelión de las Regiones’, un proceso de democratización dentro de la tolda naranja”

En 2014, Noriega presionó para ser candidato a diputado en los comicios parlamentarios y ante sus amenazas de división, el partido aceptó postularlo sin realizar previamente una elección interna. En diciembre de 2015, quedó como diputado principal de la Asamblea Nacional por el Circuito 3 del estado Sucre, elegido por la tarjeta de la Unidad.

“Dos meses después de ser electo, comenzó con su campaña a la alcaldía del municipio Sucre (Cumaná). Los dirigentes del partido intentaron ponerle freno y él comenzó a sembrar cizaña, divisiones dentro de Voluntad Popular, en contra del coordinador regional del partido y todos los activistas, sólo porque él tenía que ser alcalde también. Una vez que el partido decidió no participar (en las elecciones municipales de 2018), él pasó una renuncia pública a Voluntad Popular”, recordó el dirigente del estado Sucre.

A VP llegó la información de que José Gregorio Noriega realmente se iba a ProCiudadanos, el partido de Leocenis García. “Un miembro del partido, Roberto Marrero, se trasladó a Cumaná y lo convenció; pero ya en ese momento era claro que si estabas dispuesto a irte por 600 dólares al mes, era cuestión de que alguien te pusiera el precio correcto”, comentó un integrante de la Dirección Nacional de la tolda naranja.

El dirigente del partido en el estado Sucre recordó que en esa ocasión “Goyo” Noriega también alegó, puertas adentro, que sus problemas de salud lo impulsaban a irse con Leocenis García. “Leopoldo López y Roberto Marrero lo llamaron y le preguntaron el porqué de esa decisión y él comenzó a quejarse que estaba enfermo, necesitaba plata y no le prestaban atención. Leopoldo López, a través de Roberto Marrero, comenzó a apoyarlo, a atenderlo en Caracas, le brindaron hospedaje, logística en los viajes y le organizaron una junta médica fuera del país para atender y evaluar su enfermedad… Él informó a la Dirección Nacional que, como estaba enfermo, no iba a participar mucho en las reuniones regionales y se desapareció por más de un año, hasta lo que vemos ahora”, relató.

Primero fue por la AN, ahora va por Voluntad Popular

Entre el 18 de diciembre de 2019 y el 20 de enero de 2020, el diputado José Gregorio Noriega ha ido tres veces al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Primero, interpuso un recurso en contra de la modificación del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional; después, acompañó a sus colegas José Brito y Conrado Pérez, quienes solicitaron la restitución de sus derechos como militantes de Primero Justicia. Finalmente, él hizo lo propio en contra de Voluntad Popular, exigió respeto a sus garantías constitucionales y reiteró que se le violó su derecho a la defensa, el debido proceso y la presunción de inocencia.

“Seguiré militando en Voluntad Popular. No tienen autoridad política ni moral los autores del infeliz comunicado con el cual se anuncia mi expulsión”, advirtió Noriega en el mes de diciembre. Esa vez retó públicamente que se discutieran “todas las denuncias que circulan en contra de la cúpula del partido y el entorno de Juan Guaidó”. Ahora dice que su objetivo con el recurso interpuesto ante el TSJ es reclamar, como parte de lo que denomina la “Rebelión de las Regiones”, un proceso de democratización dentro de la tolda. “No se respeta la participación interna, no ha habido un proceso de escogencia de las autoridades”, dijo a la prensa a su salida.

“Según denuncian desde la Dirección Nacional de VP, actualmente el parlamentario está enfocado en sumar militantes que lo acompañen en la tarea de apoderarse de la organización política”

Desde el estado Sucre aseguran que cuando formaba parte de VP, José Gregorio Noriega nunca hizo las críticas que ahora expresa. “Esto de que él busca democratizar el partido es una estrategia de él con la dictadura para que le entreguen el partido mientras se celebran unas supuestas elecciones internas de Voluntad Popular. Aquí (en VP Sucre) nunca quiso medirse. Nosotros estábamos preparados y organizados para participar en un proceso interno. Nunca hizo críticas a lo interno. A raíz de su enfermedad se ausentó y nosotros lo entendimos. Él tenía la responsabilidad política, que es la segunda responsabilidad más importante del estado después del responsable nacional, pero él nunca cumplió con sus funciones. Quedó simplemente como el diputado y miembro de la directiva regional de Voluntad Popular”, respondió un dirigente en la entidad.

Según denuncian desde la región y la Dirección Nacional de VP, actualmente el parlamentario ya no está tan enfocado en sumar diputados, sino más bien militantes que lo acompañen en la tarea de apoderarse de la organización política. Sin embargo, aseguran que las estructuras internas rechazan la actuación de Noriega. Se habla de que se apoyó en los aliados de otros partidos que están con él en la “Operación Alacrán” para pagarle 10 dólares a cada persona que aceptara trasladarse a Caracas para acompañarlo al TSJ. Sin embargo, la jugada no le salió tan bien, al menos por el momento, porque los gritos de “traidor”, “falso” y “vendido” de un grupo de verdaderos militantes de Voluntad Popular lo obligaron a retirarse del lugar por la puerta trasera.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto