En la aldea
18 mayo 2024

Los secretos de la Aldea

¿Hasta dónde llega la red tejida por Nicolás Maduro Guerra a través de sus presuntos testaferros?, ¿a quién colocó “Nicolasito” en un puesto clave de PDVSA?, ¿qué hicieron los hermanos Santiago y Ricardo Morón en el comando de Juan Guaidó?, ¿las buenas intenciones de las autoridades noruegas a quién benefician en la crisis venezolana?

Lee y comparte
Redacción LGA | 29 julio 2020
secretos de la aldea

Infiltraciones de “Nicolasito”

Recientemente Estados Unidos sancionó a los hermanos Santiago José Morón Hernández y Ricardo José Morón Hernández, conocidos como los testaferros de Nicolás Maduro Guerra “Nicolasito”. La causa de la sanción fue “su sostenido apoyo a la corrupción del régimen ilegítimo” que preside Nicolás Maduro, para quien su hijo junto a sus socios, los hermanos Morón, operan como articuladores en muchos ámbitos. De hecho, fue Santiago Morón el encargado de mover muchos hilos en el tramo final de 2019 como parte de la estrategia oficialista para romper la mayoría opositora en la Asamblea Nacional y quitarle piso al gobierno interino de Juan Guaidó. Santiago, en efecto, fue el encargado de “Nicolasito” para orquestar las infiltraciones del comando de Guaidó en la búsqueda de voluntades que comprar y debilitar al bloque opositor, otro brazo de la tenaza desplegada con la “Operación Alacrán”, entre otras maniobras.

La ingeniería financiera de los Morón

La historia de los hermanos Morón, ampliamente conocida en Maracaibo de donde son oriundos, tiene muchas ramas y facetas. Tejieron una red que operaba en el plano local a través de Santiago, e internacionalmente por intermedio de Ricardo y su esposa, Zuzana Melicherová, de nacionalidad eslovaca. Este aspecto fue muy conveniente para registrar empresas en Eslovaquia y diseñar las vías para triangular y lavar fondos. No hay que olvidar que las autoridades de Estados Unidos señalan a los hermanos Morón de permitir un esquema ilícito de oro y otro de corrupción pública flagrante, para los que desarrollaron una ingeniería financiera. Todos estos movimientos los dieron de la mano de Nicolás Maduro Guerra, al punto de que en conjunto colocaron piezas clave en algunos puestos estratégicos para seguir alimentando su propia red. Así, con “Nicolasito”, ubicaron a Oswaldo Pérez Cueva en la vicepresidencia de Finanzas de Petróleos de Venezuela, S.A., la principal industria del país.

Hasta en Moscú

Queda mucho por desentrañar de las andanzas de los llamados testaferros de “Nicolasito”, incluyendo obras inconclusas contratadas por el Estado venezolano, manejo de minerales estratégicos como coltán, entre otros. Una de las raíces de esta familia está en la empresa marabina Constructora Cresmo, C.A., por lo que la construcción es un área natural de actuación de los hermanos Santiago y Ricardo Morón. Lo que no deja de llamar la atención es que suena con fuerza su presunta incursión en el negocio de la construcción en Moscú.

Las buenas intenciones de los noruegos

La visita de una delegación especial del Reino de Noruega al cierre de la semana pasada parece haber sorprendido a la oposición, aunque no así al régimen de Nicolás Maduro. En el marco de su presencia en Caracas se celebraron reuniones con las partes: Por un lado, con el oficialismo, donde Jorge Rodríguez fungió como interlocutor; y el por otro, con líderes del llamado G4 de la oposición. La idea de los delegados noruegos es propiciar el diálogo y el entendimiento pues, al igual que la Unión Europea a través de las gestiones de Josep Borrell, buscan lograr que las elecciones parlamentarias tengan las condiciones esperadas en aras de la democracia. Sin embargo, el proceso ocurre en un momento crítico, pues falta muy poco para las parlamentarias y la experiencia demuestra que el oficialismo usa los procesos de acercamiento para ganar tiempo a favor de sus fines sin ceder en nada. Además, el chavismo ya ha articulado una oposición a su medida, con el aval de la “mesita” de diálogo nacional y otros actores que han saltado de bando. Las buenas intenciones de Noruega parecen jugar en contra de la oposición, y se presentan como el riesgo de un nuevo cisma en su seno.

secretos de la aldea
Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto