En la aldea
20 mayo 2024

Buscan impulsar el crédito bancario en Venezuela

Atar el saldo deudor del crédito al tipo de cambio. Sí, este Gobierno, acérrimo enemigo de los créditos indexados, ha decidido indexar los créditos al dólar estadounidense. En una reciente medida el BCV anunció cambios en la referencia del encaje legal (de 93% a 85%). También le da mejor forma a una figura de unidad contable que ha sido utilizada en otros países con crisis hiperinflacionarias, se trata de la Unidad de Valor de Crédito. ¿Estimar su impacto? Todavía no tenemos las condiciones necesarias de confianza, de un mínimo de certidumbre como para asegurar que alguna expansión importante de la economía está a la vista.

Lee y comparte
Henkel García U. | 27 enero 2021

En agosto de 2018, el gobierno de Nicolás Maduro llevó adelante un plan denominado “Plan de Recuperación Económica”. Este buscaba darle solución al problema de hiperinflación, mejorar el ingreso real del venezolano, impulsar al Petro como forma de dinero, y poner orden en el ámbito fiscal, entre otros tantos objetivos. También representó una especie de hito en lo que a libertades económicas y hostigamiento al empresario se refiere. Fue a partir de ese momento en el que se empezó a sentir una flexibilización en el área económica.

En estas líneas quiero enfocarme en el aspecto monetario. Una de las decisiones que se tomaron fue restringir la expansión del crédito a través de la figura del encaje legal. Primero se realizó a través del llamado encaje marginal, para después quedarse con la del encaje legal. Yendo directo al efecto, dejando para otro momento la descripción técnica, el objetivo era contener la hiperinflación limitando la creación de bolívares, así esto significase la desaparición de parte importante del financiamiento de las empresas y su posible inviabilidad financiera.

Los agregados monetarios se desaceleraron, no sólo por un menor ritmo de otorgamiento de créditos bancarios, sino que el mismo Gobierno-BCV decidió disminuir el gasto fiscal y por tanto el financiamiento monetario que acostumbraba a facilitar el Banco Central de Venezuela (BCV). La inflación cedió, pero no a niveles que nos alejaran de la hiperinflación. Pasamos de subidas de precios interanuales que alcanzaban millones de puntos porcentuales a un ambiente de miles. Inflación alta, muy alta, recurrente y preocupante.

El Gobierno atacó solo lo monetario sin darle prioridad con otras variables que intervienen en fenómenos inflacionarios e hiperinflacionarios. Cito dos de las más importantes que me vienen a la mente: La producción de bienes y servicios, y las expectativas de la gente. Poco se ha hecho al respecto, por lo que el fantasma de la hiperinflación todavía ronda por nuestro país.

En una reciente medida el BCV anunció cambios en la referencia del encaje legal (de 93% a 85%). También le da mejor forma a una figura de unidad contable que ha sido utilizada en otros países con crisis hiperinflacionarias y que ya habían delineado hace unos meses atrás. Se trata de la Unidad de Valor de Crédito (UVC), que en anteriores comunicados se trataba de Unidad de Valor de Créditos Comerciales (UVCC), la cual se limitaba a ese tipo de crédito. La UVC está definida de una manera mucho más amplia, sin embargo, tiene el mismo principio: Atar el saldo deudor del crédito al tipo de cambio. Sí, este Gobierno, acérrimo enemigo de los créditos indexados, ha decidido indexar los créditos al dólar estadounidense.

“El fantasma de la hiperinflación todavía ronda por nuestro país”

Ahora bien, describir la medida es mucho más fácil que estimar su impacto. Este puede ir hacia un escenario en el que no tenga resultados productivos significativos (solo más inflación e impulso altipo de cambio), o que llegue a representar una arista relevante para la expansión real de nuestra economía. Mi posición inicial es que estará en un punto entre estos dos escenarios, con bastante sesgo a tener un impacto limitado.

Al estar indexado, la presión en precios y en el tipo de cambio es limitada. Es probable que este tipo de créditos sea dedicado a proyectos de expansión de la producción. Pero muchos se preguntarán si esa suposición es correcta o si vale la pena invertir para expandir producción. Otra forma de verlo es que todavía no tenemos las condiciones necesarias de confianza, de un mínimo de certidumbre como para asegurar que alguna expansión importante de la economía está a la vista.

Sí, habrá empresas consolidadas, empresas nacientes que utilizarán esta nueva forma de crédito, pero su número no será abundante. No hasta que percibamos mejores condiciones. El BCV tampoco le está dando rienda suelta a la expansión de la cartera crediticia, ellos mismos perciben y entienden que las circunstancias no lo permiten. Irán poco a poco, haciendo seguimiento, será de manera progresiva.

De este lado, nuestra tarea será hacer seguimiento a la evolución de este nuevo escenario y recomendar prudencia ante la solicitud y uso de esta retoma de financiamiento por la vía bancaria.

@HenkelGarcia

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión