EN LA ALDEA

23 febrero 2024

Lee y comparte

El Béisbol en Venezuela: El Mundial regresa a Caracas (y II Parte)

Marcos Pérez Jiménez había lanzado la primera bola. La XIV Serie Mundial Amateur de Béisbol de 1953 quedaba oficialmente inaugurada. El Estadio Universitario de la UCV vestía su mejor gala para el segundo evento internacional que albergaba en sus dos años de vida. En todo el país se escuchó la voz de ¡play ball!

Se jugaba en formato de “todos contra todos” y quien cosechara más victorias se hacía con la corona. El desarrollo del evento probó ser más competitivo de lo esperado. La eterna favorita, Cuba, solo pudo derrotar de manera holgada a los equipos de Aruba y Guatemala. Del resto, las victorias de los antillanos fueron labradas con sudor. A las novenas de Puerto Rico, Nicaragua y Colombia, las venció por la mínima diferencia. A El Salvador y México por dos carreras, a Panamá por tres y a República Dominicana por cuatro anotaciones.

Por su parte, Venezuela inició el torneo blanqueando a Aruba (16-0), a Guatemala (2-0) y a El Salvador (8-0). Luego enfrentó a Colombia y la derrotó 11 por 1. Los colombianos anotaron la rayita en la octava entrada, con lo que la selección criolla empató el récord de más innings consecutivos (32) sin recibir carreras en contra, marca que hasta ese momento pertenecía en solitario a los cubanos.

“Este mundial fue el primer evento de pelota transmitido en el país (…) a través de Televisa y de Radio Caracas Televisión (…) Una vez más el béisbol dejó constancia de su rol protagónico en la historia de nuestro país”

Luego se produjo el enfrentamiento que llenó el Estadio a reventar: Cuba y Venezuela. Los visitantes anotaron una rayita en el mismo primer inning. Los de casa ripostaron en la tercera entrada empatando el juego. En la parte alta del sexto inning ocurrió un evento que dejó paralizada las tribunas y gradas del Estadio Universitario. El cubano Manolo García consumía turno ante el abridor de la selección local, Andrés Quintero. Andrés realizó un lanzamiento a la goma que García pescó en buena forma mandando una línea trepidante que por mala fortuna fue directo a la ceja izquierda del pitcher, mandándolo al piso. Los fanáticos enmudecieron ante el horror de las imágenes. El cuerpo médico de los locales corrió hacia la lomita para atender a Quintero. Sin embargo, el lanzador se levantó cual Rocky ante Apollo y, con la cabeza vendada y manchas de sangre en la cara y en el uniforme, insistió en continuar en el juego. Y así lo hizo. Supongo que de los tres cátchers que a partir de ese momento veía tuvo que asegurarse de apuntarle al del medio. Andrés sacó la entada sin anotaciones.

En el cierre de la sexta Venezuela anotó dos carreras para tomar ventaja de 3 por 1. Quintero continuó dominando a la toletería de la Isla hasta la novena entrada, cuando le anotaron una carrera más. Sin embargo, el lanzador logró cerrar el juego y adjudicarse la victoria recorriendo la ruta completa. Venezuela conseguía así un triunfo importantísimo para sus aspiraciones campeoniles. En este enfrentamiento Luis Aparicio Jr. jugó las nueve entradas en el short stop. Algún problema habrá tenido Vílchez, el campocorto titular, que ese día se mantuvo en la banca hasta la novena entrada, cuando ante la amenaza cubana entró a cubrir tercera por Oswaldo Carrillo.

El traspié venezolano ocurrió en el siguiente juego contra República Dominicana, al perder en un duelo cerrado dos carreras por una. El boricua Héctor Ravelo frenó a la ofensiva criolla y la limitó a tres inatrapables. El lanzador venezolano Manuel Fernández cargó con la derrota.

En los siguientes compromisos Venezuela superó a Puerto Rico 8-4, a México 5-3 y a Nicaragua 9-0. El último día del “todos contra todos” Cuba había finalizado su actuación con récord de nueve victorias y una derrota. Los de casa enfrentaban a Panamá y necesitaban ganar para empatar a la selección antillana. Los del istmo estaban teniendo una buena Serie con balance de seis victorias y dos derrotas, y se la pusieron dura a los locales. Venezuela había jugado días atrás con Panamá en un encuentro que fue suspendido en la sexta entrada por problemas técnicos, con las acciones igualadas a tres carreras. En esta nueva oportunidad el juego llegó a la novena entrada igualado también a tres anotaciones. Ante un Estadio repleto de fanáticos, el camarero venezolano Emiro Álvarez se vistió de héroe esa tarde al conectar un doblete que impulsó la carrera de dejar en el terreno a Panamá. Andrés Quintero, supongo que aún con el chichón en la cabeza, fue el lanzador ganador del encuentro.

“Después del Mundial, Román Vílchez y Luis Aparicio saltaron de inmediato al profesional: El primero con el Caracas, mientras que Aparicio lo hizo con Gavilanes en el estado Zulia”

Cuba y Venezuela finalizaban el “todos contra todos” empatados con nueve victorias y una derrota. La decisión para dirimir el campeonato fue realizar una serie de tres encuentros para ganar dos, como lo señalaba el reglamento de la Federación Internacional de Béisbol Amateur. El miércoles 7 de octubre, a casa llena, se llevó a cabo el primer desafío. A Manuel González, lanzador abridor por Venezuela, le anotaron tres carreras en la segunda entrada. Este madrugonazo de los cubanos les valió la victoria en un juego que terminó 4 por 2. Por los de la Isla, Jiquí Suárez mantuvo en cero a los de casa hasta la novena entrada, cuando permitió dos anotaciones y fue sustituido por Luis Fiuza, quién puso orden y terminó con el ataque criollo.

El segundo juego se llevó a cabo al día siguiente, el jueves 9 de octubre. En esta ocasión otro Suárez, de nombre Lindo, transitó la ruta completa blanqueando a los anfitriones, permitiendo seis hits del bate de solo tres jugadores: Luis Aparicio, José Matos y Eladio Reverón, con dos inatrapables cada uno. Por Venezuela, Andrés Quintero, el mejor brazo criollo del campeonato y también la cabeza más dura, lanzó las nueve entradas permitiendo cuatro anotaciones y cargando con la derrota.

Cuba había conquistado la corona de la XIV Serie Mundial Amateur de Béisbol mientras que Venezuela, por segundo Mundial consecutivo, debía conformarse con el subcampeonato. Cuentan testigos que al terminar el juego final la fanaticada presente en el Estadio brindó una generosa ovación al conjunto de la Isla, reconociendo así el mérito de la victoria. Andrés Quintero fue nombrado el jugador más valioso del torneo al acumular cuatro de las nueve victorias de Venezuela en el “todos contra todos”, mientras que el también criollo Darío Rubinstein terminó colíder en carreras anotadas (16) y en bases robadas (10).

“Para Cuba, aquel torneo fue el último disputado antes de la era comunista, ya que este evento no se celebró de nuevo sino ocho años después, cuando la Isla estaba ya en manos de los barbudos de verde”

Por cierto, ¿recuerdan que el hecho de haber escogido a Luis Aparicio para la selección le había costado al Mánager José Antonio Casanova fuertes críticas? Pues bien, el muchacho de Maracaibo, además del sólido desempeño defensivo con jugadas clave durante el campeonato, dejó al bate un promedio de .350, con seis carreras anotadas y siete empujadas, solo detrás de Dionisio Acosta y Primitivo Colina quienes lideraron el equipo con ocho impulsadas. Román Vílchez y Luis Aparicio saltaron de inmediato al profesional: El primero con el Caracas, mientras que Aparicio lo hizo con Gavilanes en el estado Zulia.

En algunas fotos de ese juego final en el coso de Los Chaguaramos se pueden ver unas extrañas jaulas en el terreno de juego, detrás del plato, pegadas de la pared de las tribunas. Dentro de ellas se observan las cámaras de Televisa y de Radio Caracas Televisión. Sí, este mundial fue el primer evento de pelota transmitido en el país. Ya habíamos comentado que ese año 1953 tres emisoras empezaron a operar en la capital. Para el momento del torneo Radio Caracas Televisión se encontraba aún en período de prueba, y en el marco de ese plan hizo presencia en el Universitario. Semanas después, el 15 de noviembre, el canal inició de manera formal las transmisiones. ¿Con qué imágenes abrió aquel día? Con las del juego del ocho de octubre. Una vez más el béisbol dejó constancia de su rol protagónico en la historia de nuestro país. Por cierto, diez días después, el 25 de noviembre, se transmitió el primer episodio del célebre espacio conducido por Arturo Uslar Pietri: Valores Humanos.

Caracas cerraba así otro capítulo como anfitrión de justas internacionales. Sin embargo, si hablamos de mundiales de béisbol, este fue el último que se llevó a cabo en el país.

Los jugadores campeones del Mundial regresaron ese mes de octubre de 1953 a una isla inquieta que hacía un año había vivido el golpe de Estado en el que Fulgencio Batista había derrocado a Carlos Prío Socarrás. Con la toma del poder, el nuevo dictador suspendió las elecciones en las que un joven nacido en Birán y recién titulado de abogado aspiraba a ser electo a la Cámara de Representantes del Congreso. El muchacho enfureció y decidió liderar en junio de 1953, tan solo tres meses antes de la celebración del Mundial de béisbol en Caracas, el asalto armado a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel Céspedes. Este rebelde, Fidel Castro, fracasó en su incursión y fue apresado durante veintidós meses hasta ser amnistiado y enviado al exilio. Ya conocemos el resto de la historia: He’d be back

Para Cuba, aquel torneo fue el último disputado antes de la era comunista, ya que este evento no se celebró de nuevo sino ocho años después, cuando la Isla estaba ya en manos de los barbudos de verde. Solo espero que, antes de marcharse de nuestras tierras, los cubanos hayan tenido tiempo de tomarse un negrito en el Gran Café de Sabana Grande o de ver algún estreno en el Cine Radio City, ambos locales recién inaugurados en abril de ese año 1953.

Jugadores que integraron la selección nacional de la XIV Serie Mundial Amateur de Béisbol de 1953:

Andrés Quintero; Manuel Fernández; Manuel González; Ángel Guillén; Pedro Gómez; Jorge Garrido; Eladio Reverón; Dionisio Acosta; José Matos; Emiro Álvarez; Luis Aparicio; Rubén Millán; Oswaldo Carrillo; Román Vílchez; Darío Rubinstein; Ángel Medina y Primitivo Colina. Mánager: José Antonio Casanova.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

Más de

El falso teatro de cierto teatro

En un país turbio, tan turbio como el nuestro, no puede uno arrimarse a cualquiera en el territorio de la política, y supongo que gratuitamente menos.  

El falso teatro de cierto teatro

En un país turbio, tan turbio como el nuestro, no puede uno arrimarse a cualquiera en el territorio de la política, y supongo que gratuitamente menos.  

¿Es sostenible la desaceleración de la inflación?

2024 es un año complejo desde muchos puntos de vista. Es un año en el que, supuestamente, tendremos elecciones presidenciales y de más está destacar el conflicto que esto conlleva.

La imposición del miedo

La necesidad de un estudio metódico de la existencia de temores y pavores  se plantea por primera vez en los análisis  de Gugliemo Ferrero, un destacado historiador italiano que se atreve a lanzar una proposición que pareció escandalosa para la mayoría de sus colegas: "toda civilización es el producto de una larga lucha contra el miedo".

Lester Toledo, digno representante de la Generación Linkedin

Toledo salió al exilio en 2016. Ha reaparecido al lado de otros miembros de Voluntad Popular apoyando a Bukele, un presidente acusado de violar, sin ninguna clase de miramientos, los Derechos Humanos de su pueblo.