En la aldea
20 mayo 2024

¿Es posible ahorrar en Venezuela?

Aunque la dolarización abrió la posibilidad para tener más disponibilidad de dinero por algún tiempo sin pérdida de poder de compra, eso, a su vez, permitió que muchas personas acumularan algo para comprar bienes y servicios más allá de los esenciales. Pero eso no es ahorrar, como bien lo explica el autor: “En algún momento el venezolano podrá ahorrar. Pasará cuando estemos en plena espiral de generación de bienestar, cuando los niveles de producción sean 4 veces o más a los que tenemos en la actualidad (…) cuando tengamos un piso institucional sólido, cuando haya confianza”.

Lee y comparte
Henkel García U. | 01 junio 2022

Muchos venezolanos perdieron su capacidad de ahorro, y no es un hecho reciente, sino que se extiende a muchos años atrás. Destaco dos razones para explicar esta dura realidad. En primer lugar, el ingreso real viene cayendo desde hace más de 3 décadas, y por otro lado, la moneda local perdió casi la totalidad de sus funciones como dinero, entre ellas la de fungir como reserva de valor. Con la dolarización esa segunda condición cambia de forma significativa. Por primera vez en mucho tiempo, gran parte de los venezolanos utiliza, paga, tiene contacto con una moneda que no pierde tanto valor en el tiempo. No obstante la realidad del ingreso es distinta, sigue deprimido, es precario, es insuficiente y quien lee puede agregar el adjetivo que mejor la describa.

Sí, la dolarización te abre la posibilidad a tener dinero por algún tiempo sin pérdida de poder de compra, eso, a su vez, permite que muchas personas acumulen algo para comprar bienes y servicios más allá de los bienes esenciales. Pero eso no es ahorro, esos venezolanos están acumulando para poder gastar más allá de lo básico. Si lo vemos desde un punto más macro, ahorrar también se convierte en una tarea titánica cuando no existe en Venezuela financiamiento alguno. Todo egreso se tiene que hacer a pulmón propio, con el esfuerzo financiero de cada persona y empresa. Dada esa realidad, en la práctica no existe ingreso excedente.

“Después de mucho tiempo tenemos la posibilidad de hacer un seguimiento de nuestros gastos de una manera relativamente sencilla. Ese hábito debemos crearlo desde ya. Es útil saber en qué y cuánto estamos gastando”

Lo que sí podemos hacer es crear algunos hábitos más sanos aprovechando la realidad bimonetaria actual. Después de mucho tiempo tenemos la posibilidad de hacer un seguimiento de nuestros gastos de una manera relativamente sencilla. Ese hábito debemos crearlo desde ya. Es útil saber en qué y cuánto estamos gastando. Eso nos permitirá hacer mejores ajustes, recortar en aquellos rubros que no son tan necesarios y en los que estamos gastando montos importantes. Eso sentará las bases de lograr ahorro cuando las condiciones estén dadas.

¿Cuándo podremos ahorrar de manera sostenida? Si asumimos como premisa que la capacidad de ahorro (no necesariamente el ahorro) va de la mano con los niveles de producción por habitante, entonces la conclusión es que nos falta bastante. Para poner en contexto. Hoy tenemos cerca de un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita que teníamos en 1998. En ese momento eran pocos los venezolanos que podían ahorrar parte de su ingreso. También nuestra realidad monetaria, que a su vez está atada a la economía real, es una restricción importante para quienes no tienen la posibilidad de tener una cuenta bancaria en el exterior. Si sumamos la liquidez monetaria de bolívares (alrededor de 1.500 millones de dólares) y le agregamos el efectivo en dólares dedicados al pago de bienes y servicios, el monto estaría cercano a 6.000 millones de dólares. Eso no deja mucho espacio para el ahorro dentro de Venezuela.

En algún momento el venezolano podrá ahorrar. Pasará cuando estemos en plena espiral de generación de bienestar, cuando los niveles de producción sean 4 veces o más a los que tenemos en la actualidad. Pasará cuando tengamos el ambiente propicio para la inversión, cuando haya estabilidad política, cuando tengamos un piso institucional sólido, cuando haya confianza. Ese es nuestro norte, hacia allá tenemos que ir, conscientes del inmenso esfuerzo social que debemos hacer para alcanzarlo.

@HenkelGarcia

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión