En la aldea
23 abril 2024

El maravilloso Pedro Sánchez

Derrotado en las lides del PSOE, no solo se levanta para dominar a su partido sino también para sacar de La Moncloa a Mariano Rajoy y para sentarse en su lugar. Maquiavelo lo contempla con orgullo desde la tumba, pues ha topado por fin con el príncipe virtuoso que soñó cuando trabajaba de secretario en Florencia, pero llega al éxtasis cuando ve cómo mete en cintura a los podemitas. Pedro Sánchez, individuo de nariz penetrante, huele las oportunidades y no las suelta hasta exprimirlas.

Lee y comparte
Elías Pino Iturrieta | 24 febrero 2020

Nadie mejor que Pedro Sánchez para desentrañar por partes una historia, para ver cómo poco a poco un político llega a la cima desde un agujero que parecía insuperable. Derrotado en las lides del PSOE, no solo se levanta para dominar a su partido sino también para sacar de La Moncloa a Mariano Rajoy y para sentarse en su lugar. Encarnación irreprochable de la praxis, busca voluntades y demuele rivalidades hasta fabricar el trampolín de su elevación. Individuo de nariz penetrante, huele las oportunidades y no las suelta hasta exprimirlas. Maestro de orfebrería, capta detalles y los teje con paciencia hasta terminar el adorno de una gema preciosa. Consciente de una pasajera soledad, busca compañías para llegar con comparsas bastantes a la meta. Entre ellas Venezuela, que convierte en bastón para no tropezar en la primera estación de su periplo. Cuando en el extranjero se escandalizan por las tropelías crecientes de Maduro, se convierte en abanderado de la causa democrática. Cuando los ojos se posan en la mole oscura del usurpador, cuya protuberancia se capta con facilidad hasta por los miopes, se estrena como lazarillo europeo de Juan Guaidó. Maquiavelo lo contempla con orgullo desde la tumba, pues ha topado por fin con el príncipe virtuoso que soñó cuando trabajaba de secretario en Florencia, pero llega al éxtasis cuando ve cómo mete en cintura a los podemitas. No importa que piensen distinto sobre los problemas españoles y sobre la remota Venezuela. Asombrémonos con Maquiavelo en el próximo fragmento, cuando veamos lo que hace Pedro Sánchez con el partido de Pablo Iglesias.

Continuará el miércoles 26 de febrero…

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión