En la aldea
18 junio 2024

Ventajas de la dirigencia juvenil

Parecen hechos a la medida para el cambio, llegados en la hora precisa del almanaque republicano, llovidos de un cielo que tenía tiempo sin proveernos el maná. Nacieron a tiempo, esto es, sin contactos físicos con los errores que produjeron la mengua de la democracia representativa y abrieron el camino del chavismo. Que el destino de Venezuela dependa de un grupo de jóvenes es una bendición, un hecho que provoca entusiasmos sin mayor posibilidad de discusión.

Lee y comparte
Elías Pino Iturrieta | 16 marzo 2020

Que el destino de Venezuela dependa de un grupo de jóvenes es una bendición, un hecho que provoca entusiasmos sin mayor posibilidad de discusión. ¿Por qué? Debido a que nacieron a tiempo, esto es, sin contactos físicos con los errores que produjeron la mengua de la democracia representativa y abrieron el camino del chavismo. Nadie los puede responsabilizar de los dislates anteriores, lo cual les concede una patente de limpieza, una especie de certificado de virginidad capaz de invitarnos a seguirlos sin reticencias. Son fichas de una lotería cronológica. También debido a su preparación intelectual, pues la mayoría salió de las universidades para darse a conocer en sentido grupal como gente provista de los pupitres y las ideas imprescindibles para cambiar el rumbo de la sociedad. Tal procedencia los ha dotado de una retórica sin comparación con los discursos del pasado, y del entendimiento propio de quienes, teniendo los medios para hacerlo, no encuentran espacios para sus habilidades y sus sueños. Parecen hechos a la medida para el cambio, llegados en la hora precisa del almanaque republicano, llovidos de un cielo que tenía tiempo sin proveernos el maná, pero yo no apostaría mi dinero en su ruleta sin analizar antes sus fallas, o sin observar que tienen tiempo sin dar en el blanco. Meteremos el dedo en esa herida el miércoles próximo.

Continuará el miércoles 18 de marzo…

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Opinión