En la aldea
18 abril 2024

¿Cómo está Venezuela con el Covid-19?

Según los informes de los especialistas en materia sanitaria, Venezuela pudiese estar entrando en la fase 4 en aproximadamente tres semanas. Si para el régimen de Maduro el límite de la cuarentena y el Estado de Alarma es la aparición de una vacuna contra del Covid-19, cosa que se estima, en el mejor de los casos, para el último trimestre de 2020. Entonces, ¿la situación excepcional puede convertirse en permanente hasta cuándo?

Lee y comparte
Eugenio G. Martínez | 03 mayo 2020

“Mientras no exista la vacuna, vamos a mantenernos en cuarentena”. La frase de Cilia Flores puede describir perfectamente la estrategia del gobierno de Nicolás Maduro de mantener indefinidamente el Estado de Alarma como excusa para seguir sobreviviendo en el poder y aumentar el control social.

No se debe olvidar el precedente del Estado de Excepción decretado en enero de 2016. Cuatro años después, gracias a la aprobación ilegal de continuas prórrogas por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), se mantienen los poderes especiales dados a Maduro para gobernar por decreto y “luchar contra la guerra económica”.

Si el límite para la cuarentena y el Estado de Alarma es la aparición de una vacuna en contra del Covid-19, entonces esta situación excepcional puede convertirse en permanente mucho más allá del 2021.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que están en desarrollo 70 vacunas contra el coronavirus, solo cuatro fórmulas se encuentran en pruebas clínicas.

Las vacunas más avanzadas son las desarrolladas por la empresa CanSino Biologics Inc. y el Instituto de Biotecnología de Beijing. También se encuentran en fase de prueba las vacunas desarrolladas  separadamente por las farmacéuticas estadounidenses Moderna, Inc. e Inovio Pharmaceuticals, Inc. A estas pruebas se le une un nuevo desarrollo de Pfizer y BioNTech.

No obstante, en el mejor de los casos, estas vacunas no estarán disponibles antes del último trimestre de 2020. Y en caso que sea así, lamentablemente la brecha de inmunización podría colocar a Venezuela en la cola de los países que podrán acceder al medicamento.

Por otra parte, una explicación más sencilla para una cuarentena indefinida es que esta medida no se levantará mientras no se logre resolver el suministro de combustible a la Gran Caracas, sin importar si el país se encuentra o no fuera de la fase de contagios comunitarios a gran escala de Covid-19. Adicionalmente la prórroga del Estado de Alarma le permitiría a Maduro seguir evadiendo temas complejos como la realización de elecciones.

El país que menos acata la cuarentena

Las fotos de Catia o Petare ilustran perfectamente que la cuarentena en muchos casos es una ilusión discursiva de Maduro.

Los datos aportados por el proyecto Covid Mobility Community Reports de Google permiten observar cuánto han variado las ubicaciones de las personas clasificando los espacios en zonas de trabajo, compras, recreación, estaciones de tránsito y hogares.

Para determinar la variación Google compara los datos de movilidad a partir de una línea base calculada por el promedio de permanencia en los espacios antes mencionados durante las cinco semanas que transcurrieron entre el 3 de enero y el 6 de febrero.

Según esta información, México y Venezuela son los países de la región en los que se reporta menor disminución relativa de personas en espacios públicos. Los datos del Mobility Community Reports sugieren que en el caso de Venezuela la presencia de personas en lugares públicos como parques, plazas, etc. solo ha disminuido 55% en comparación a los meses de enero y febrero. En el caso de los lugares de trabajo la reducción es de apenas 22%. Mientras la presencia en sitios de transporte público, autobuses, Metro, etc. se redujo en 50% en comparación con la línea base.

Sin recursos

El anuncio de prolongar la cuarentena mientras se descubre una vacuna llega en un escenario en que 91% de los ciudadanos sostienen que no tienen ingresos o ahorros para poder resistir al confinamiento. Estos datos corresponden al estudio conducido por la Asamblea Nacional (AN) y la Comisión de Expertos de la Salud para hacer frente a la pandemia.

En este reporte se indica que para el 30 de abril solo 3,9% de los venezolanos reporta tener servicio eléctrico de manera regular y sin fallas, mientras apenas 4,9% dice disponer de un suministro continuo de agua potable.

Según este estudio, 52% de los venezolanos terminaron la semana manifestando fallas en el transporte público o que tiene precios no accesibles; mientras 44,9% dice que no tiene acceso al servicio de transporte público.

Por otra parte, 87% de los venezolanos reportan ausencia en el suministro de gasolina, al igual que 49,9% en el caso del gas doméstico.

El reto humanitario de las próximas semanas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido cuatro escenarios de transmisión para la Covid-19 en el mundo.

  1. Países sin casos.
  2. Países con 1 o más casos, importados o detectados localmente (casos esporádicos).
  3. Países que experimentan clústeres de casos en el tiempo, ubicación geográfica y/o exposición común.
  4. Países que experimentan brotes más grandes de transmisión local (transmisión comunitaria).

Según los informes de los especialistas en materia sanitaria, Venezuela pudiese estar entrando en la fase 4 (brotes grandes de transmisión local) en aproximadamente tres semanas.

En este sentido, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH u OCHA por sus siglas en inglés) sostiene que las medidas tomadas para contener la propagación del virus en Venezuela “pueden tener un impacto sobre la situación humanitaria ya existente en el país y exacerbar las vulnerabilidades de las personas (…) Venezuela no está exenta del dilema entre tomar medidas rigurosas para contener la transmisión del virus o mantener el status quo socio-económico”.

En su último informe OCHA advirtió que “las medidas preventivas de cuarentena, cierre de fronteras, limitación de tránsito y suspensión de actividades laborales implementadas en el país, tiene un impacto en los medios de subsistencia de las personas y en las estrategias de supervivencia disponibles”.

Por otra parte indicó que en situación de ‘cuarentena social’, las personas más vulnerables, quienes viven al día, pueden perder oportunidades de generar ingresos, limitando su capacidad de compra y por consiguiente su seguridad alimentaria y la habilidad de cubrir otras necesidades básicas.

“Se puede esperar una reducción en las remesas -advierte OCHA- dada la parcial paralización de las economías en los países de la región, donde hay un alto número de migrantes y refugiados venezolanos. En estas circunstancias, las personas afectadas recurrirán con más frecuencia a estrategias de sobrevivencia negativas, como la disminución de la ingesta alimenticia, venta de bienes y/o endeudamiento, particularmente en los grupos más vulnerables, como las mujeres y adolescentes cabeza de hogar, que se dedican a la economía informal. A su vez esto puede contribuir a aumentar su riesgo de contagiarse de Covid-19”.

Por otra parte, las agencias de Naciones Unidas han indicado que la cuarentena puede limitar “aún más el acceso a servicios básicos de agua, saneamiento y saneamiento ambiental en los hogares más vulnerables. Hay riesgo que haya interrupciones en el suministro de agua embotellada / camión cisterna en ciertos sectores, retardos o suspensión de los servicios de recolección de basura, que pueden acentuar hábitos inadecuados de higiene”.

Según el segundo informe de OCHA y del Plan Intersectorial de Preparación y Atención del Covid-19 entre las acciones inmediatas se requiere:

  • Estandarizar y crear protocolos de higiene y asesoría de aplicación a espacios de alojamiento temporal. Mejorar las condiciones de higiene y los protocolos para personas en movilidad, que tienen recursos limitados y pernoctan en espacios de alojamiento temporal.
  • Mapear los espacios de alojamiento temporal que se encuentran funcionales o que estén en proceso de rehabilitación, de los diferentes actores, incluyendo el Gobierno, incluyendo los espacios destinados a guardar la cuarentena preventiva para mejorar el mecanismo de coordinación entre los diferentes actores.
  • Adaptar los kits destinados a personas en movilidad con necesidades específicas y los kits de hábitat para responder a la emergencia Covid-19, tomando en consideración los estándares Esfera, incluyendo artículos de control y prevención de infecciones (PCI) que contengan mascarillas.
  • Hacer enlace con las autoridades gubernamentales relevantes para construir y mantener espacios de alojamiento seguros en zonas fronterizas, especialmente para personas en movilidad y retornadas.
  • Adaptar espacios de alojamiento temporal en zonas fronterizas y en otras ubicaciones clave para proveer alojamiento seguro a personas en necesidad por largos períodos, proporcionando soluciones a mediano plazo para las personas afectadas por la emergencia Covid-19 que no pueden moverse a otro estado debido a las medidas preventivas, como la cuarentena.
  • Distribuir lámparas solares y proponer fuentes secundarias de generación de energía para centros de salud en áreas remotas sin acceso regular a la red eléctrica nacional.
  • Distribuir kits de higiene con artículos de PCI (incluyendo mascarillas y guantes), en espacios de alojamiento temporal, en centros de atención para personas adultas mayores, en ambulatorios. En coordinación con el Clúster de Salud, desarrollar lineamientos para centros de adultos mayores.
COVID-19
Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto