En la aldea
24 junio 2024

José Ignacio Hernández G., profesor de Derecho Administrativo en las Universidades Central de Venezuela y la Católica Andrés Bello; miembro visitante del Centro de Desarrollo Internacional de Harvard. Ex Procurador Especial designado por la Asamblea Nacional.

José Ignacio Hernández: “No renuncié por la intimidación del régimen de Nicolás Maduro”

Se compromete, cuando salga la sentencia del caso en la Corte de Nueva York, a contar la historia completa de los intereses y la corrupción que hay detrás del bono PDVSA2020. El ex procurador especial designado por la Asamblea Nacional reflexiona sobre los 16 meses en los que ocupó este cargo: “La transición venezolana es compleja, es un proceso único y que tiene etapas y yo cumplí en una importante”. José Ignacio Hernández es enfático al decir que “la comunidad internacional no tiene término medio, o validan el proceso legislativo de Maduro, o mantienen el apoyo al actual Poder Legislativo”.

Lee y comparte
Alejandro Hernández | 25 junio 2020

La renuncia de José Ignacio Hernández a la Procuraduría Especial designada por la Asamblea Nacional es un mal síntoma. Un marinero menos, en un barco que está en medio de una gran tormenta. El abogado de cuarenta y cinco años, cuya cara no era muy conocida fuera del mundo académico, cree que su momento en el interinato terminó; pero, aunque no se lleva un buen sabor del mundo político opositor, cree que el cambio en Venezuela es indetenible.

José Ignacio Hernández reitera que su gestión no tuvo el apoyo político que esperaba de los partidos que conforman el llamado G4; sin embargo, es señalado por el chavismo como la figura clave en el proceso de protección de los activos de Venezuela en el exterior que impulsó la Asamblea Nacional liderada por Juan Guaidó.

Su renuncia al cargo fue la comunicación número quinientos que hizo en sus dieciséis meses como procurador. Afirma que le gusta mucho escribir y se compromete, cuando salga la sentencia del caso en la Corte de Nueva York, a contar la historia completa de los intereses que hay detrás del bono PDVSA2020. No sabe si volvería a un cargo público, la tinta apenas se ha secado en su renuncia. Podemos especular que el ahora ex procurador no quiera contrariar a Rómulo Betancourt, uno de sus referentes, quién después de la derrota de Acción Democrática en 1978 dijo en perfecto inglés: “We will come back”.

“Si la comunidad internacional desconoce la elección parlamentaria que el régimen intenta montar, significa que va a seguir reconociendo a la Asamblea Nacional que está en funciones hoy”

José Ignacio Hernández, ex procurador especial designado por la Asamblea Nacional

-Siendo un amplio conocedor de la historia venezolana y de los manejos que ocurren en el mundo político, ¿qué lo llevó a meterse en esa compleja labor de ser procurador de un gobierno tan sui géneris?

-En realidad yo nunca acepté el cargo, para serte franco. Hay una frase del escritor Javier Marías en su libro “Mañana en la batalla piensa en mí”, que me gusta mucho: “Yo no me fui, yo me fui yendo”. Y a mí me pasó así, yo no acepté el cargo o me quedé, yo me fui quedando. Al inicio, trabajé en el Estatuto de la transición y diseñé el cargo de procurador, porque entendía que era necesario para tomar control de los casos y cuando vine a ver, ya me había quedado en esto. Estuve un buen tiempo, que me ha permitido conocer mucho mejor a Venezuela, sus problemas y soluciones. La oficina del procurador especial necesita de un debido apoyo político para la importante tarea que tiene a su cargo y, lamentablemente, eso no se dio como yo hubiera querido.

-¿Cuáles partidos del G4 o miembros del Gobierno interino se opusieron a su gestión?

-Individualidades que no merecen ser mencionadas. Desde el punto de vista institucional, siempre tuve el respaldo del presidente interino Juan Guaidó y de las organizaciones políticas más allá del G4, inclusive con Vente Venezuela. Lamentablemente, algunas personas, por razones políticas o de otra índole, no dieron el apoyo que yo hubiera querido y es algo que confío se solucione pronto. Me da dolor, pero ellos son irrelevantes y terminarán en el olvido.

-¿Hay vinculación entre quienes se le enfrentaron y los acreedores del bono PDVSA2020?

-La oficina del procurador no solo se enfrenta al poder político del régimen, que es un poder criminal, porque Maduro actuó en el litigio como Pablo Escobar: Intimidando a los abogados, allanando mi casa,… sino que también lucha contra intereses económicos que están dentro de la política. Fíjate, en el video difamatorio del Delcy Rodríguez, la dictadura habla bien de los bonistas del 2020. Esa es una operación que los venezolanos tienen que conocer en detalle, porque el proceso de la emisión de este bono refleja muy bien el alcance de la corrupción que hay en Venezuela.

-¿Cuándo escribirá el libro de los intríngulis del PDVSA2020?

-A mí me gusta mucho escribir, pero habrá que esperar un poco para hacer unas memorias personales y contar la historia del Bono 2020. Hasta que no haya sentencia no puedo dar detalles del tema, pero será un relato fascinante porque todos los vicios que tiene Venezuela están presentes en esa operación.

-¿Sabe quién grabó y filtró su audio al régimen?

-No. Ni siquiera sé si fue algo deliberado interno o una falla de seguridad, pero había tenido infinidad de reuniones en condiciones similares y nunca había pasado nada. Lo que sí es cierto, es que esta fue la cuarta o quinta vez que se filtraba una comunicación mía, pero nunca un audio. Eso tiene que investigarse, porque no es normal y no puede considerarse como normal.

-¿Cree que realmente se investigue?

-Quisiera creer que sí.

-¿Qué pasará con toda la institucionalidad basada en la Asamblea Nacional luego del 5 de enero de 2021?

-Si la comunidad internacional desconoce la elección parlamentaria que el régimen intenta montar, significa que va a seguir reconociendo a la Asamblea Nacional que está en funciones hoy. Entendiendo que su único rango de acción, de enero en adelante, va a estar limitado a cumplir el Artículo 333 de la Constitución, que es el ‘cese de la usurpación’. No podrá legislar sobre otras materias, porque eso sí es contrario a la ley. Pero la comunidad internacional no tiene término medio, o validan el proceso legislativo de Maduro, o mantienen el apoyo al actual Poder Legislativo.

“Tengo material para escribir cinco libros y ya tengo listo el primero. (…) Todo lo que me encargaron lo hice”

José Ignacio Hernández, ex procurador especial designado por la Asamblea Nacional

-¿Cree que se debe participar en las venideras parlamentarias?

-Yo pienso que el foco debe estar en lograr un cambio político. No creo que el inicio de una transición ordenada en Venezuela pase por participar en unas elecciones organizadas por Maduro, para complacer a sus aliados y mantener el control hegemónico del poder.

-¿Qué le deja su paso por la Procuraduría?

-Muchísima experiencia, tengo material para escribir cinco libros y ya tengo listo el primero. Ha sido una experiencia única e intensa. Una estrella fugaz. Todo lo que me encargaron lo hice, pero después de muchas tormentas y derrumbes me di cuenta de que había cumplido y llegaba la hora de dar paso a otro equipo. Ya había retrasado la decisión varías veces, la primera vez que lo planteé fue a finales de agosto de 2019, luego en enero de 2020 y ahora, que sí se hizo realidad. Lo lamento mucho, a decir verdad.

-¿Qué decepciones se lleva?

Ronald Reagan decía que ‘la política es la segunda profesión más antigua del mundo, y se parece mucho a la primera’. En este tiempo entendí lo que dijo el ex presidente Reagan.

-¿Cómo le dijo a su familia que después del esfuerzo y de los costos que asumió, durante dieciséis meses, iba a renunciar?

-Tuve el apoyo de mi familia en todas las decisiones que tomé y a título personal, fue muy difícil, porque siempre he seguido la máxima de Winston Churchill de ‘nunca te rindas’. El conflicto que tuve por algún tiempo fue entender que mi salida no era ceder o desistir. Pero luego concluí que la transición venezolana es compleja, es un proceso único y que tiene etapas y yo cumplí en una importante. La familia lo entendió de inmediato y en cierto modo sintieron un alivio, porque la presión a la que fuimos sometidos en las últimas semanas fue mayor a la que yo hubiese querido.

-¿El allanamiento y las amenazas a su familia por parte del madurismo influyeron en la decisión de irse?

-Yo lamento mucho las circunstancias en las cuales se anunció mi salida, porque estuvieron llenas de polémica, debido a que coincidió con los ataques de Delcy Rodríguez y la filtración del audio de la reunión con la Comisión de Energía y Minas, pero los deplorables episodios de las últimas semanas, como los allanamientos a mi casa en Caracas, no influyeron en mi decisión, pues ya estaba tomada; e incluso teníamos el proceso de entrega al doctor Enrique Sánchez Falcón en marcha. Lo que quiero decir es que no renuncié por la intimidación del régimen de Nicolás Maduro.

-¿Volvería a un cargo público?

-No lo sé, la verdad es que no lo sé. Supongo que sí. Pero ya la vida dirá.

-¿Qué reflexión quiere dejarle al país?

-El escritor Javier Marías, citando a Shakespeare dijo: ‘Ahora empieza lo malo, pero a cambio de ello lo peor ya quedó atrás’. Creo que el cambio es indetenible, pero aún quedan tiempos malos para Venezuela. La buena noticia es que lo peor está quedando atrás.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Entrevistas