EN LA ALDEA

24 febrero 2024

Lee y comparte

Pensamiento catedral y nuestra falta de sentido de lo trascendente

En tiempos de las tecnologías de la información y la comunicación, el marketing ha trascendido lo estrictamente comercial y se ha impuesto como práctica habitual en numerosos ámbitos de la actividad humana. Incluso ha llegado hasta los austeros cubículos de academias y universidades, imponiendo un nuevo estilo que margina por demodés las sobrias etiquetas con las que se rotulaban los productos de la abstracción intelectual. Y es que bajo los potentes reflectores de la luz mediática de hoy, etiquetas como por ejemplo: Plusvalía, El Ello, Costo Marginal, Sincretismo Étnico, resultan aburridas, sin punch.

Dentro de la nueva tendencia mi favorito es Daron Acemoglu quien bautiza sus productos utilizando nombres coloridos y excitantes, tales como Pasillo Estrecho de la Reina Roja o Leviatán de Papel. En esa misma línea, días atrás me topé con una ingeniosa y atractiva etiqueta: Pensamiento Catedral.

En una entrevista para BBC News Mundo, Roman Krznaric, autor del libro The Good Ancestor (El buen antepasado), lo define así: “El pensamiento catedral es la capacidad de concebir y planificar proyectos con un horizonte muy amplio, tal vez décadas o siglos por delante y, por supuesto, se basa en la idea de las catedrales medievales. En Europa, la gente comenzaba a construirlas y sabía que no las verían terminadas en el transcurso de sus vidas”.

Para nosotros los venezolanos, acostumbrados a concebir a nuestro país como un campamento provisional (Cabrujas), al forcejeo para capturar el botín de la piñata, a saquear al mesonero de los tequeños “y el que venga detrás que arree”, al individualismo egoísta y ramplón del refrán “En las puertas del cielo, primero yo que mi padre” que vocifera el vivo que se las sabe todas; ese pensamiento catedral es una verdadera extravagancia.

La crisis por la que atraviesa la oposición democrática hunde sus raíces en el inmediatismo cortoplacista y en el infantil voluntarismo que cree que armando un berrinche (eso sí, con mucha fe, con mucha pasión) todo será posible hoy y ahora, “porque este país no aguanta más”. Como correlato las inútiles jaculatorias escapistas “Chávez/Maduro vete ya”; “Me acojo al 350”; “La coalición internacional”; “Trump”. Jorge Botti, tuitero perspicaz, trinó recientemente: Los que querían todo y rápido terminaron poniendo el objetivo mucho más lejos… e insisten.

Nos falta sentido de lo trascendente, del tiempo histórico: Procedencia, Pertenencia, Permanencia, clama Carrera Damas.

En frase que se le atribuye, Bismarck afirma que “el político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación”. Estando este año ante la posibilidad de unas elecciones regionales, nos convendría resolver el dilema bismarckiano pensando en esa próxima elección como el comienzo de la construcción de las bases de la catedral que verán construida las próximas generaciones.

Lee y comparte

La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.

Publicidad

Publicidad

Reciente en la gran aldea

Más de

El falso teatro de cierto teatro

En un país turbio, tan turbio como el nuestro, no puede uno arrimarse a cualquiera en el territorio de la política, y supongo que gratuitamente menos.  

El falso teatro de cierto teatro

En un país turbio, tan turbio como el nuestro, no puede uno arrimarse a cualquiera en el territorio de la política, y supongo que gratuitamente menos.  

¿Es sostenible la desaceleración de la inflación?

2024 es un año complejo desde muchos puntos de vista. Es un año en el que, supuestamente, tendremos elecciones presidenciales y de más está destacar el conflicto que esto conlleva.

La imposición del miedo

La necesidad de un estudio metódico de la existencia de temores y pavores  se plantea por primera vez en los análisis  de Gugliemo Ferrero, un destacado historiador italiano que se atreve a lanzar una proposición que pareció escandalosa para la mayoría de sus colegas: "toda civilización es el producto de una larga lucha contra el miedo".

Lester Toledo, digno representante de la Generación Linkedin

Toledo salió al exilio en 2016. Ha reaparecido al lado de otros miembros de Voluntad Popular apoyando a Bukele, un presidente acusado de violar, sin ninguna clase de miramientos, los Derechos Humanos de su pueblo.