En la aldea
27 mayo 2024

Ilustración elaborada en Midjourney por Luis A. Pacheco

La tensa calma del mercado petrolero

"En una ironía histórica, la empobrecida y descapitalizada Venezuela considera como un logro recibir, de uno de los países más pobres del mundo, un pago casi simbólico".

Lee y comparte

Aunque los eventos bélicos continúan acechando la seguridad de suministro, el mercado petrolero pareciera inmune a los eventos puntuales, así como también a los repetidos y contradictorios anuncios de los Bancos Centrales acerca de las tasas de interés y su potencial efecto sobre la demanda de energía. De manera que los precios petroleros, en las últimas semanas, han experimentado una volatilidad relativamente baja; el precio del crudo Brent se movió en los últimos días en una estrecha banda: entre 81 y 84  dólares por barril.

Medio Oriente

Los ataques al transporte marítimo siguen ocurriendo. A principios de semana, un carguero británico de bandera de Belice, el Rubymar, fue alcanzado por dos misiles cuando navegaba en el golfo de Adén, cerca del estrecho de Bab el-Mandeb, y la tripulación tuvo que abandonar el barco. La nave está siendo remolcada al Puerto de Yibuti, pero se desconoce si podrá mantenerse a flote durante la travesía. El jueves, se reportó un ataque a un carguero con bandera Palau llamado Islander. 

Estados Unidos y Gran Bretaña atacaron el pasado sábado 18 objetivos hutíes en Yemen, en respuesta a un reciente aumento de los ataques del grupo rebelde contra barcos en el mar Rojo y el golfo de Adén. Los hutíes denunciaron la “agresión estadounidense-británica” y prometieron continuar su operación militar en respuesta.

Israel no ha iniciado su ataque final a Rafah, donde se cree se refugia el remanente de los efectivos de Hamás, ya sea por la complejidad de coordinar esta operación de gran envergadura, que requiere el manejo de más de un millón de civiles, o por las presiones que EE.UU. está ejerciendo para evitarla. Por otro lado, se están llevando a cabo negociaciones en París y Catar entre las dos partes, en un intento por establecer un alto al fuego antes del comienzo del mes santo de Ramadán.

Rusia-Ucrania

Hace dos años, Rusia lanzó un ataque a gran escala contra Ucrania, desplazando a millones de personas y destruyendo hogares y negocios en todo el país. El número de bajas militares y civiles durante el conflicto es difícil de establecer, dado que son considerados secretos de Estado por ambas partes. Según algunos estimados, las fuerzas rusas han sufrido alrededor de 315 mil bajas entre muertos y heridos. En el lado ucraniano se habla de bajas de un orden de magnitud menor, pero es imposible comprobar esos reportes; en todo caso, cifras importantes sin nada que mostrar a cambio.  

EE. UU. ha anunciado un paquete de más de 500 sanciones contra Rusia a finales de esta semana tras la muerte del líder de la oposición, Alexei Navalny, y la continua agresión a Ucrania. Todavía es muy temprano para evaluar el efecto que ellas puedan tener en el mercado global de petróleo y gas.

Economía

Mientras tanto, la Reserva Federal de los EE. UU. ha dado indicaciones de no tener apuro en iniciar el descenso de las tasas de interés.  Dos de sus directores declararon en la semana, de manera contradictoria, sobre una temprana reducción en las tasas, lo cual volvió a poner a rodar los pronósticos de menor demanda petrolera, haciendo presión en los precios.

Nosotros, por el contrario, pensamos que el suministro se encuentra más limitado que la reducción de demanda que pudiera ser inducida por las políticas restrictivas. El factor más relevante es el comportamiento de la producción petrolera de EE. UU., que tiene casi dos meses por debajo del récord de 13,2 millones de barriles por día reportado en noviembre de 2023 y sin visos de aumentar pronto.

En cuanto a China, podemos mencionar dos factores de importancia.  Un factor que estimula a los optimistas son los sólidos datos de viajes nacionales por el inicio del Año del Dragón. Las cifras muestran que se realizaron 474 millones de viajes nacionales durante el descanso de ocho días que finalizó el domingo. Eso fue un 34 % más que el año pasado y un 19 % por encima de los niveles prepandemia en 2019.

En cuanto a los viajes internacionales, se registraron alrededor de 13,52 millones de viajes entrantes y salientes durante las vacaciones, un aumento de 2,8 veces respecto al mismo período de vacaciones del año pasado, según la Administración Nacional de Inmigración. 

Por otro lado, el Banco Central de China intentó tomar desprevenidos a los mercados con una flexibilización sorpresa, incluyendo recortes de las tasas hipotecarias, buscando revivir el sector hipotecario, que sigue siendo uno de los motores más importantes de la economía china.

Así las cosas, dado que los frentes bélicos tuvieron relativa poca actividad que afectara el suministro y distribución de los hidrocarburos, la preocupación latente de mantener las medidas restrictivas por mayor tiempo, erosionaron marginalmente los precios del crudo, cerrando con una ligera caída, semana a semana. Al cierre de los mercados el viernes 23, los crudos Brent y WTI se cotizaban a 81,62 y 76,49  dólares por barril respectivamente.

Esta relativa debilidad en los precios puede ser engañosa. Algunos analistas del mercado, como Goldman Sachs y Standard Chartered, concuerdan con nosotros en que los fundamentos de suministro y los elementos geopolíticos sugieren un precio de crudo superior al que el mercado indica. Valiente es el que apuesta contra la opinión que reflejan los precios.

Otras noticias

  • Chord Energy Corp. (NASDAQ: CHRD), un operador en las cuencas de Montana y Dakota del Norte, acordó una fusión con Enerplus Corp. (NYSE:ERF) en una operación valuada en 3,7 mil millones de dólares en acciones y efectivo, continuando una oleada de consolidación de activos en las cuencas de producción de petróleo y gas de lutita. El resultado de la fusión será productor líder en la cuenca Williston en el norte de EE.UU.  
  • De acuerdo con el reporte de Baker Hughes, el número de taladros activos en EE. UU. mostró un aumento discreto de 5 unidades durante la semana pasada, principalmente en operaciones en tierra. 
  • Royal Dutch Shell (NYSE:RDS.A) anunció que abandonará un proyecto eólico marino flotante MunmuBaram, en Corea del Sur, agregando a la lista de retiradas del segmento por parte de empresas petroleras. Shell decidió el año pasado abandonar su plan de reducir su producción de petróleo entre un 1 % y un 2 % anual, en parte porque ha experimentado, tal como otras empresas petroleras, que los proyectos de energía renovable no están dando los retornos deseados.
  • Occidental Petroleum Corporation (NASDAQ: OXY) está explorando la venta de Western Midstream Partners (NYSE: WES), un operador de gasoductos en EE. UU., con un valor de 20 mil millones de dólares. La desinversión ayudaría a OXY, que cuenta con el respaldo de Berkshire Hathaway de Warren Buffett, recortar la abultada deuda que ha acumulado debido a adquisiciones. 

Una situación muy particular se está desarrollando en el mercado de gas natural en EE. UU. Este mercado ha estado sobre suplido desde noviembre del 2023, y los bajos precios así lo reflejan. Sin embargo, esta semana, los precios del gas repuntaron después de que Chesapeake Energy (NASDAQ: CHK), que será el mayor productor de gas de EE. UU., tras su fusión con Southwestern Energy (NYSE: SWN), anunciara que reducirá su producción de gas en 2024 en aproximadamente un 30 %; la decisión fue replicada por otros productores en una demostración de autorregulación ejercida por la misma industria.

Venezuela, situación político – económica 

Quizás la noticia más curiosa de la semana fue el acuerdo alcanzado entre Haití y Venezuela para saldar las deudas de ese país antillano adquiridas mediante el acuerdo conocido como Petrocaribe. El régimen de Maduro aceptó recibir 500 millones de dólares como pago total de una deuda de  2 mil 300 millones que mantenía Haití con Venezuela. 

En el plan Petrocaribe, instituido en los años de la bonanza petrolera de la primera década y media del siglo, más de 200 mil barriles diarios de crudo y productos se entregaban a islas del Caribe con un financiamiento que casi los convertía en regalos. Como contrapartida, además de algunos productos a modo de canje, el gobierno “compraba” el apoyo político en organismos internacionales como la OEA. En una ironía histórica, la empobrecida y descapitalizada Venezuela considera como un logro recibir, de uno de los países más pobres del mundo, un pago casi simbólico. 

Ese ingreso extraordinario aclara la procedencia de los fondos utilizados por el régimen en el manejo económico reciente, en cuanto a poder frenar el deterioro del signo monetario y, por tanto, reducir la inflación. También explica, los múltiples viajes de la vicepresidente Delcy Rodríguez a otros países caribeños, presumiblemente, para estructurar pagos similares al de Haití. 

En el frente político, las acusaciones mutuas sobre quién rompió el acuerdo de Barbados se elevaron de tono.  Sin embargo,  se continúa hablando de retornar a las negociaciones. Un proceso que pudiera tener el objetivo de marear a los nuevos negociadores de EE.UU. para tratar de que la Licencia 44 de la OFAC no expire. Seguimos sin tener una ruta clara a las elecciones presidenciales. 

Sector de hidrocarburos

Se anunció la llegada de 2 millones de barriles de crudo Ural, proveniente de Rusia, después de cinco años sin intercambio petrolero con ese país.  Esto en parte ocurre por las interrupciones en el transporte marítimo en el mar Rojo que llevan a los rusos a buscar compradores más lejanos para su crudo, sumado a la ventana de oportunidad que se presenta por la suspensión del suministro a Venezuela de condensado iraní. La continuidad de este suministro podría ser afectada por las recientes sanciones adicionales impuestas sobre el petróleo ruso, la flota que transporte y el sistema financiero detrás de estas transacciones.

Los cortes eléctricos volvieron a asomarse y la escasez de diluente afectaron la producción propia de PDVSA. Este último problema probablemente se resuelva con la llegada del crudo liviano de procedencia rusa.

También se conoció, que la planta de MTBE (oxigenado que se usa en las gasolinas), en el complejo petroquímico José Antonio Anzoátegui, fue puesta en operación y su producción será utilizada para incrementar el octanaje a las naftas producidas en las refinerías, mejorando la producción de gasolina.

La producción de crudo durante la semana fue de 762 mil barriles diarios , distribuidos geográficamente como se indica a continuación:

  • Occidente 140 (Chevron 56)
  • Oriente 148
  • Faja 474 (Chevron 88)
  • TOTAL 762 mil (Chevron 144 mil)

Las refinerías nacionales procesaron 191 Mbpd de crudo y productos intermedios, La producción de gasolina fue de 59 Mbpd y 76 Mbpd de diésel. El mercado interno de gasolina continúa dependiendo de las importaciones de productos a través de los trueques con Chevron y empresas europeas y, por lo tanto, vulnerable a la reposición de sanciones.

La exportación de crudo para el mes de febrero continúa enfocada en lograr una exportación ligeramente por encima de los 600 MBPD de crudo y 55 MBPD de productos.

Guyana anunció que no aprobará actividad adicional de exploración en las aguas no delimitadas con Venezuela, hasta que la Corte Internacional no publique su dictamen. Venezuela contestó con beneplácito al anuncio guyanés, aunque nuestra interpretación del anuncio es que las actividades exploratorias que llevarán a cabo Exxon y sus socios, continuarán en la parte oriental del bloque Stabroek. 

CITGO

En otro interesante episodio, la Corte de Apelaciones del Estado de Nueva York dictaminó, el 20 de febrero de 2024, que la Constitución de Venezuela sí aplica a los bonos PDVSA 2020, en particular, en lo que respecta al control previo que la Asamblea Nacional debía ejercer para que PDVSA pudiese ceder en garantía el 50.1 % de las acciones de CITGO Holding, Inc.

La Corte de Apelaciones abordó el tema como continuación del litigio presentado por la junta administrativa ad hoc de PDVSA, en 2019, en la corte del Distrito Sur de Nueva York, cuestionando la validez de esa operación de endeudamiento. Desde entonces, la demanda ha sido muy criticada por algunos partidos de oposición y destacados venezolanos que la consideraban una pérdida de dinero y sin posibilidades de éxito.

La decisión de la Corte, como ella mismo lo indica, no garantiza una victoria final para PDVSA, pero sí desplaza el riesgo en el tiempo y crea mejores condiciones para una salida negociada entre las partes. El Dr. Jose Ignacio Hernández ha escrito en La Gran Aldea sobre la historia e implicaciones de esta decisión legal. 

Transición Energética

Biocombustibles.

La transición hacia un sistema energético reduciendo la huella de carbono es uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en el siglo XXI. Entre las diversas soluciones tecnológicas que pueden contribuir a esta transición, los biocombustibles representan una opción renovable con un gran potencial aún por explotar. En principio, los biocombustibles parecieran ser una alternativa energética casi óptima: producidos a partir de materia orgánica, conocida como biomasa, que contiene carbono absorbido por las plantas mediante la fotosíntesis, al utilizarse para producir energía, el carbono se libera durante la combustión y regresa a la atmósfera. Si se produce más biomasa, una cantidad equivalente de carbono es absorbida, en una suerte de círculo cuasi-virtuoso.

Historia.

Las primeras civilizaciones utilizaban la madera como fuente de combustible para calefacción, cocina y luz – aún hoy, dos mil millones de personas usan madera como su primera fuente de energía.  El descubrimiento de cómo producir alcohol mediante fermentación también se remonta a miles de años y las bebidas alcohólicas estuvieron entre los primeros biocombustibles utilizados por las sociedades humanas.

En el siglo XIX, Rudolf Diesel, el inventor del motor diésel, abogó por el uso de aceite vegetal como combustible para su motor. A principios del siglo XX, el uso de biocombustibles disminuyó significativamente. Sin embargo, las preocupaciones por la escasez de petróleo en la década de 1970, llevaron a un renovado interés en los biocombustibles como fuente de energía alternativa.

Brasil fue uno de los pioneros en el desarrollo de industrias modernas de biocombustibles en las décadas de 1970 y 1980. La gasolina mezclada con etanol producido a partir de caña de azúcar se convirtió en un combustible de transporte estándar. La producción de biodiésel a partir de aceites de soja y otros también creció significativamente. En Estados Unidos, los programas federales que comenzaron a finales de los años 1970 promovieron la producción de etanol a partir del maíz y otros cultivos.

Muchos países comenzaron a promover los biocombustibles entre 1990 y 2000 para reducir la dependencia de los combustibles fósiles importados, mejorar la seguridad energética y reducir los impactos ambientales. La producción de etanol y biodiésel experimentó un crecimiento significativo en este período. Los biocombustibles de segunda generación que utilizan cultivos no alimentarios y residuos agrícolas también experimentaron un aumento de la investigación y la inversión.

Tecnologías.

En general se definen tres generaciones de tecnologías de biocombustibles:

  • Biocombustibles de primera generación. Elaborados a partir de cultivos alimentarios como cereales, cultivos de azúcar y semillas oleaginosas, con tecnologías de producción bien establecidas, estos son los más comunes. Algunos ejemplos son el etanol de maíz, el etanol de caña de azúcar, el biodiésel de soya o palma y biogás. 
  • Biocombustibles de segunda generación. Elaborados a partir de materias primas de biomasa lignocelulósica, materia seca vegetal no alimentaria; también utiliza partes no comestibles de cultivos alimentarios. Algunos ejemplos son el etanol celulósico y el diésel de biomasa.
  • Biocombustibles de tercera generación. Derivados de biomasa de microalgas. Aún en fase de demostración y piloto de desarrollo, las algas pueden producir más aceite por acre que los cultivos de semillas oleaginosas convencionales. Algunos ejemplos son el biodiésel de algas, los combustibles para aviación y el biocrudo. La IATA ha fijado objetivos de un 2 % de uso de biojet para 2025 y un 10 % para 2030 en el marco de su programa de sostenibilidad. Pero alcanzar estos objetivos requerirá un aumento sustancial de la producción.

Los biocombustibles han crecido hasta convertirse en una importante fuente de energía renovable en muchos países. Este crecimiento viene impulsado por varios factores. La producción mundial de etanol y biodiésel alcanzó más de ciento sesenta mil millones de litros en 2020.

Los biocombustibles producidos localmente reducen la dependencia del petróleo importado y crean mercados y empleos en las regiones agrícolas. Por otro lado, Los biocombustibles como el etanol y el biodiésel funcionan con los motores y la infraestructura de distribución existentes. Además, los biocombustibles se queman de forma más limpia que los combustibles fósiles y pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente en sus formas avanzadas, y son competitivos a precios del petróleo relativamente moderados. 

El rápido crecimiento de la producción de biocombustibles ha generado preocupación sobre posibles conflictos con la producción de alimentos y el uso de la tierra. Estas preocupaciones se centran en dos cuestiones clave:

El desvío de tierras de cultivo o productos alimenticios como el maíz y los aceites vegetales hacia la producción de biocombustibles reduce su disponibilidad para los mercados de alimentos y piensos; esto impacta los precios de los alimentos. La producción mundial de etanol utiliza alrededor del 5 % del suministro mundial de cereales. El biodiésel utiliza el 20 % del suministro de aceites vegetales. Aunque los críticos argumentan que los biocombustibles desvían los recursos agrícolas de la alimentación de una población mundial en crecimiento. Los defensores argumentan que la producción neta de alimentos continúa creciendo y mantiene el ritmo de la demanda.

El aumento de la producción de cultivos para biocombustibles puede desplazar la agricultura existente y conducir a la conversión de bosques y pastizales en nuevas tierras de cultivo. Los cambios indirectos en el uso de la tierra, en respuesta a la demanda de biocombustibles, pueden contribuir a la deforestación y la liberación de carbono almacenado en los suelos y la vegetación; anulando los beneficios de descarbonización previstos. Modelar y contabilizar estos impactos indirectos del cambio de uso de la tierra en las emisiones sigue siendo complejo y polémico.

En la tabla anexa se resumen los volúmenes de producción anual aproximados de los mayores productores globales de etanol y biodiésel. Los datos dan una idea de los principales actores y escalas de producción actuales en estos importantes mercados de biocombustibles.

Fuente: ENI World Energy Review 2023

Como en todos los temas de energía, la economía juega un rol muy importante. Los costos de las materias primas representan hasta el 70 % u 80 % de los costos totales de producción de biocombustibles. Por lo tanto, la sostenibilidad de las materias primas y la optimización de la cadena de suministro son fundamentales. A precios del petróleo inferiores a 60-80 dólares por barril, los biocombustibles de primera generación como el etanol de maíz y el biodiésel de soja luchan por competir sin subsidios. El etanol celulósico avanzado y el diésel a base de biomasa pueden llegar a ser rentables a precios de entre 80 y 100 dólares por barril de petróleo. En comparación con otras energías renovables como la solar y la eólica, los biocombustibles se benefician del aprovechamiento de los motores, la infraestructura y la distribución existentes. Pero los costos de generación de energía por kWh son aún más altos.

Los biocombustibles ya vienen desempeñando un papel importante como alternativa renovable a los combustibles derivados del petróleo. Con innovación continua y políticas de apoyo, pueden seguir brindando mayores beneficios ambientales y económicos. Pero, para aprovechar todo su potencial, será necesaria una investigación, un desarrollo y una inversión sostenidos en biocombustibles avanzados integrados en sistemas energéticos sostenibles generales. 

De acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía, en el corto plazo, casi dos tercios del crecimiento de la demanda de biocombustibles se producirán en las economías emergentes, principalmente India, Brasil e Indonesia. Las políticas en los tres países también se basan en consideraciones de seguridad energética, ya que un mayor uso de biocombustibles compensará algunas importaciones de petróleo. India importó el 87 % de su suministro de petróleo crudo y las importaciones netas de Indonesia representaron el 20 % del suministro en 2021. Brasil es un exportador neto de crudo, pero, aun así, importó el 19 % de su gasolina y diésel en 2021.

Mientras que el uso de biocombustibles para transporte y generación de potencia sigue evolucionando, en el largo plazo, la IEA proyecta, en su escenario Neto Cero, que el uso de la biomasa (madera y desechos orgánicos) para calentamiento y cocción de alimentos desaparezca en las economías emergentes, que si juzgamos por el resto de las proyecciones de la IEA, será difícil de materializar.

Lee y comparte
La opinión emitida en este espacio refleja únicamente la de su autor y no compromete la línea editorial de La Gran Aldea.
Más de Contexto